Ikerketa Gens Sasitza. Historia Satizábal Parte 5


Satizábal, apellido netamente español y colombiano. De raíces vascas al establecimiento latino-americano de base Caucana. Aunque no tiene un origen noble sus contados descendientes de la colonia española conservaron su estirpe con mucho recelo, orgullo y trabajo, haciéndolo de este una familia única y especial.


Yacimientos de oro en la vertiente del Pacífico. AGI. Mapas y planos. Se puede ver en la franja superior a Cali, Popayán (manchado) y Pasto.
En la zona central las zonas mineras del Raposo, Micay, Buenaventura y Barbacoas. Al sur el océano Pacífico
(Mar del Sur) y la isla Gorgona. (IMA 1)


Parte 5. Entre haciendas y la herencia Yumbeña/Caleña


Con el paso de tiempo la familia Satizábal se expande y va ocupando más territorios. Las ciudades crecen, se fundan nuevas poblaciones, las migraciones son constantes, los negocios cambian y las familias se desplazan. Los españoles que van llegando a tierras americanas buscan conservar la raza y entre las familias más notables se logra con unos pocos tropiezos que en algunos casos son castigados con el desprestigio. La segmentación social se inicia en este proceso de colonización española que es todavía presente en la vida de los americanos. Este comportamiento también se da junto con la endogamia que en sociedades conservadoras como la antioqueña era recurrente, llegando a tener configuraciones de ADN con pruebas que superan el 90% de influencia Caucásica, como si se estuviera hablando de Europeos rasos. Tres patrones también característicos en la familia Satizábal son: 1. Trasmisión del apellido de la mamá directo al hijo, por la cantidad de nacimientos naturales; 2. Heredar y conservar nombres entre descendientes masculinos, que se repetían constantemente; y 3. El casamiento estratégico de varones en su mayoría con señoras de familias importantes de la región, para llegar a heredar, administrar mejores bienes, mejorar los contactos políticos, tener mejores puestos y por lo tanto tener contactos económicos adecuados.

Haciendas, oro y terratenientes

¿Cuáles son los casos?, Martín de Amiano y Satizábal, el patrono de la familia, español, se casa con Rosalia de Cayzedo. La familia "de Caicedo" de Cali y Popayán ejercieron cargos políticos y administrativos en la zona, además de tener un círculo cerrado de contactos por el trabajo de la minas y de pacificación de los grupos indígenas que hostigaban las mismas zonas mineras. Tal es el caso de Cristóbal de Caicedo y su hijo Juan quienes se encargaron de la pacificación de indígenas en el Lloró, estos por su servicio les darían la alcaldía mayor del mismo sitio, además otro hijo del primero, el llamado Nicolás Caicedo de Hinestroza, sería uno de los más poderosos terratenientes del Valle, además de Alférez Real (1). Nicolás tenía en poder minas en Nóvita, el río Anchicayá, Dagua, río Raposo y el río Cajambre. Salvador de Caicedo, su hermano tenía minas en el río Calima, en el río Dagua, Aguasucia, entre otras. Así estas propiedades fueron migrando entre los descendientes y familiares que fueron adquiriendo otras más. Las obras en las minas se realizaron al mismo tiempo que la inclusión de mano de obra de esclavos negros, la creación de platanares, maíz y cacao para su alimentación, el incremento de las actividades de comercio, además de la "repartición" de títulos militares producto de las incursiones para las pacificaciones de los nativos en tierras mineras (Martín de Amiano puedo ser un caso, ya que llega a Colombia como comerciante, específicamente al Cauca, recibe el rango de capitán de milicias, se casa con una Sra. Cayzedo y recibe títulos para explotación minera, dentro del círculo de influencia de la familia Caicedo en Nóvita). Además de tener tierras en el Chocó y el Raposo, Nicolás de Caicedo Hinestroza es dueño de Mulaló hasta 1748, una hacienda en el distrito de Yumbo, Valle(2).


Mapa del territorio donde radica la materia del pleito del señor Nieva con los indios. ( año 1770). A la izquierda se puede ver la hacienda Guabinas, le sigue el poblado de Yumbo, Mulaló, San Marcos y Vijes. En la zona inferior el cauce del río Cauca. ( Revisar cita IMA 2)


Segundo caso es el de Juan Antonio de Amiano y Satizábal, hijo de Martin quien se casa con Juana Rodriguez Montaño, descendiente de la tríada de conquistadores españoles, Sebastián de Benalcázar, Alonso Díez de Fuenmayor y Rodrigo Díez Fuenmayor, quienes como muchos recibieron tierras y eran familias importantes en la región. Así mismo repetirían sus descendientes como Francisco Javier de Amiano y Satizábal, que se casó con María Francisca Guerrero López (emparentada con Juana Rodríguez por los Fuenmayor); el coronel José Joaquín Satizabal y Guerrero (hijo de Francisco) que se casaría con María Manuela López Manna; Ignacio Satizábal Fernández (nieto de Joaquín) quien se casa con Paula López; el alcalde yumbeño Zenón Fabio Satizábal López (hijo de Ignacio), que se casó con María del Jesús Borrero Camacho.  Las tres primeras esposas eran emparentadas con la familia de Juan Agustín López Ramírez y Marcelo Quintero y Alegría, terratenientes y comerciantes de la región y la última con Don Juan Sebastián Borrero, Alférez real; todos incluidos en acciones de compra-venta de terrenos y actividad económica en el distrito de Yumbo, Valle(3). ¿Coincidencia?, es la misma teoría que se planteó con anterioridad.


Mapa esquemático de la zona rural de Yumbo al sur. Se encuentran los terrenos respectivos
de Arroyohondo (amarillo), Dapa y Guabinas (naranja), Guachicona (verde) y la red urbana
de Yumbo (rojo). Se enuncian otros caseríos
Agustín López Ramírez, yerno de Marcelo Quintero, fue un comerciante en el Chocó que compró a Manuel Caicedo los terrenos de la hacienda de Dapa el 16 Febrero de 1759 y también en 12 de mayo de 1784, adquiere los terrenos de la hacienda de Guabinas, que eran del Pbro. Francisco Javier de Castro(4), la hacienda de Guabinas sufrió un juicio divisorio en 1898 por los herederos(5), actualmente en los terrenos se encuentra la planta de Goodyear de Colombia, aunque lejos de la casona. Marcelo Quintero y Alegría era otro terrateniente que tenía propiedades en la zona rural de Cali, como Menga y Rosa Vieja(6). Don Juan Sebastián Borrero adquirió la hacienda de Arroyohondo en 1801 y desde aquella época estuvo a manos de la familia hasta el año de 1916(7). Aún así entre repartos de tierras, compras, ventas, decaídas, crisis, auges, todos estos terrenos se fragmentaron y se fueron pasando entre diferentes manos. Los territorios de las Guabinas, Arroyohondo, Dapa, Mulaló, la misma hacienda Yumbo, son nombres que se empezaron a escuchar desde hace mucho tiempo y se consolidaron en centros de producción económica, turística y en el caso de Yumbo, una importante red urbana. Entre los herederos y descendientes de estas tierras tampoco hubo mucha riqueza, ya que no todos seguían los mismos caminos de sus padres y abuelos, por lo que empezó a surgir una escala social en la región del cauca denominada "Montañeses", que aparecen en distintos registros eclesiásticos. Este término era para denominar a los criollos de raza blanca que eran pobres. Estos mismos habían heredado algunas tierras o bienes de sus ancestros quienes eran en su mayoría conquistadores españoles.

El irresuelto caso de José María Satizábal

La familia Satizábal de Yumbo parte de la rama caleña de la unión entre Francisco Javier de Amiano y Satizabal y María Francisca Guerrero López de la cual tuvieron 6 hijos, dos de ellos tuvieron relación directa con Yumbo: el primero, el ya comentado Coronel José Joaquín Satizábal y Guerrero que formó familia con la yumbeña María Manuela López Manna; y el presbítero yumbeño José María Satizábal y Guerrero (que duró en su cargo desde 1839 hasta 1865)(8). Se tenía información que por intermedio de las familia López, la familia Satizábal se radicó en Yumbo por lo que se suponía que de alguno de ellos provenía José María Satizábal (alcalde nombrado en Yumbo en 1837)(9), su casa se encontraba en una esquina cerca de la plaza central(10), quién se casó con María Joaquina Fernández Jiménez. En una búsqueda de los archivos de la parroquia de San Pedro de Cali se encontraron que entre los rangos de los años de 1763 - 1820 (1770-1815-1830, no es constante), se encuentra ausencia de los índices y también "huecos de registros" por desastres de la tinta que sobrepasó las hojas y desapareció la información. Entre los límites de estos registros se encontró la partida de matrimonio de José María Satizábal y Joaquina Fernández, realizada en la parroquia de San Sebastián de Yumbo, pero "resguardada" en el archivo San Pedro en Cali, que dice así: "... con licencia mía causó y veló según disposición de nuestra santa madre Iglesia a José María Satisabal expósito en la casa de María Manuela López vecina de este pueblo y a María Joaquina Fernández hija legítima de Joaquín Fernández y de María Xaviera Jiménez vecinos y parroquianos de esta parroquia: fueron sus padrinos Manuel Antonio Satisabal (hijo legítimo de José Joaquín) y María Manuela López vecinos y parroquianos de esta parroquia..."(11).


Hacienda de Arroyohondo y Guabinas. (IMA 3)


¿Quiénes eran los padres de José María? ¿José María era hijo natural de Joaquín?, ¿por qué lleva el mismo nombre del hermano de José Joaquín, el presbítero?, ¿será que el expósito fue ayudado y recibido por el párroco y a honor de él le colocaron el apellido?, o es hijo del párroco?, (como la historia del presbítero Juan Ambrosio López de Restrepo que tuvo un hijo con una mulata, fue abandonado en la Iglesia de Medellín quien fue recibido y criado por el mismo padre)(12), lo más posible es que haya sido un hijo ilegítimo de alguno de los hermanos Satizábal y Guerrero por el hecho mismo de que haya heredado bienes, haya obtenido puestos políticos por nombramiento, además heredado el apellido de la familia, algo no tan fácil para expósitos que no tenían ningún lazo de sangre con la familia, sabiendo también que atrás de todo esto estaban también hijos legítimos. Otros detalles refuerzan el caso debido a que en las partidas de matrimonio de hijos naturales en esta época no era algo común que se enunciara el nombre de los padres, sino de las madres, que en varios casos no es el mimo apellido de pila de aquella, un reconocimiento parcial del apellido del padre y la "aceptación de la familia". Por ahora falta la consulta de más archivos para establecer con detalle el parentesco y la historia, igual hizo parte de la misma línea de la familia.


Repartición de lotes de las familias Yumbeñas (1854-1900). Esquema diseñado en base a google maps y a las
referencias presentadas (IMA 4)


El legado Satizábal en Yumbo y la generación de abogados

En fin, José María Satizábal tuvo cuatro hijos, hasta ahora confirmados por registros (posiblemente más), uno de ellos, Justo Pastor Satizabal Fernández, vivió en Cali; y una de ellas, Dolores Satizábal Fernández, se casó con el médico Gabriel Nieto Luna, hijo de la familia Nieto de Cali, José Gabriel Nieto y Manuela Balcázar. Dolores y Gabriel llegaron al Líbano, Tolima por recomendación de Isidro Parra y establecieron allá su familia; ella fue la primer Satizábal que pisaba tierras Tolimenses, y la precursora de la misma en esas tierras junto con su sobrino Rafael Satizábal López que llegaría unos años más tarde. Justo Pastor Satizabal Fernández, quien se casó con Nepomucena Rodríguez Lozano y dejo larga descendencia en Cali. Ignacio Satizábal Fernández, otro hijo de José María, se casó con Paula López, nació en Guabinas y dejó una larga decencia en Yumbo (13 hijos), de los cuales pertenecen a las mismas familias: Satizábal Borrero, Satizábal Prado, López Satizábal, García Satizábal, Granobles Satizabal, Bejarano Satizabal, Gómez Satizabal y Lenis Satizábal (quizá de la misma familia de Elías Lenis, quien era propietario de la hacienda de Guachicona, en las cercanías de Yumbo)(13). Uno de los hijos más notables de Ignacio fue Zenón Fabio Satizábal (enunciado con anterioridad), casado dos veces, político de Yumbo (14) y fiel conservador (como su primo, el político Manuel Dolores Satizábal) (15), contrario a Rafael Satizábal López, el hijo mayor, comerciante, militar y liberal, quien es el patrono de la familia Satizábal en el Tolima. Estas diferencias entre ideologías conllevó a disputas entre la familia. 

Varios de los miembros de la familia Satizábal de Yumbo, fueron una generación de abogados y políticos en la región, el primero fue el patrono de aquellos, José María Satizábal quien desempeñó cargos políticos y fue alcalde en el poblado, sus hijos, Ignacio Satizabal, Zenón Satizábal y Manuel Dolores Satizábal fueron miembros del cabildo-consejo (en los años respectivos 1894, 1904-06, 1917-19); su nieto Cenón Satizábal Borrero (1957-62-70-72); su bisnieto Fabio Lenis Satizabal (1978-80). Fueron secretarios municipales los mismos Ignacio Satizábal, Manuel Dolores Satizábal, Cenón Satizábal (en los años respectivos 1882, 1898-1904, 1958-59). Fue Alcalde  Manuel Dolores Satizábal (en los años respectivos 1900-01-06-07-08-20-21-22-24-29). Fue procurador y personero Manuel Dolores Satizábal (1831). Fue tesorero Cenón Satizábal (1953-54). Fueron contralores Fabio Lenis Satizabal y Vilma Satizábal (1977-78). Fueron jueces Zenón Satizábal (no se sabe con exactitud), Ignacio Satizábal, Manuel Dolores Satizábal (en los años respectivos 1893, 1914-15-16-25-26)(16). Manuel Dolores Satizábal Villafañe fue alcalde y militar en la guerra de los mil días, el cual luchó en las batallas del Cenizo, la Culebrera y Santa Inés.


Yumbo Memoria Urbana. Almanaque 2004 de supermercado belalcázar. Reproducción al óleo de Jairo Barón de
una foto en la Cámara de Comercio de Cali, Sede Yumbo, hecha en 1928 de la plaza principal y la iglesia. En la
esquina inferior derecha el niño es Cenón Daniel Satizábal Borrero. (IMA 5)




El legado Caleño

Se sabe que Francisco Javier de Amiano y Satizabal, el alcalde de Iscuandé, tuvo una numerosa familia. Entre los hijos que ya se hablaron se encuentra el militar José Joaquín Satizábal y Guerrero y el presbítero José María Satizábal y Guerrero, quienes parte de la familia se asentaron en Yumbo. En Cali fue numerosa la familia de Juan Antonio Satizábal y Guerrero, otro hijo de Francisco. Uno de los hijos de Juan Antonio fue Francisco Javier Satizábal Gil, llamado igual como su abuelo. De esta rama de la familia es peculiar el caso de otra hija, María Andrea Satizábal Gil, quien tuvo 4 hijos naturales (rama por confirmar), cada uno heredó el apellido Satizábal en el primer orden y permitieron pasar el apellido de pila entre muchos miembros. Ellos eran Francisco, Manuel María (luchó en la batalla del Palo), Ramón y Remigio. 

Ángel María Satizábal (hijo o nieto de Manuel María, por confirmar) tuvo un hijo con María Ignacia Obando Pérez, una hija natural del general José María Obando(17). Cenón Rufino Satizábal Obando, el citado hijo superó a su primo Ignacio Satizábal López de ser el más prolífico de toda la familia Satizábal. Nació en Timbío, Cauca el 2 de Febrero de 1839. Vivió en la hacienda de los Coconucos, un territorio que fue el bastión de la familia Mosquera y de la cual él fue administrador por muchos años (18). Tuvo tres esposas y con ellas tuvo un total de 25 hijos: Con María Chavez López 6, Petronila Guevara 9 y Nazaria Salazar 10. Entre todos estos descendientes se repiten nombres de los citados ancestros con anterioridad, el patrón enunciado al principio del texto.

Más al norte se encontró la familia del Tesorero de Popayán, Don José María Satizábal (lo más probable nacido en Cali, por el origen de su familia) del cual se habló en artículos posteriores. Vivió sus últimos días en las cercanías de Buga, específicamente en Guacarí y la hacienda de Zabaleta. Dejó una grande descendencia en esta misma zona. Debido a sus constantes desplazamientos  por todo el Cauca y Nariño, pudo haber tenido descendencia en Pasto, Iscuandé, Guapi, Cali, Palmira (en esta ciudad migró familia que venía desde Cali), entre otros. Al sur, en Quito y Esmeraldas llegaron otros nietos del Coronel José Joaquín Satizábal y Guerrero y fundaron una extensa familia, que cambió la "S" por la "Z". Los patronos fueron Mageniano y Francisco Zatizábal, de las mismas familias Zatizábal Saa y Zatizábal Paredes. Depronto, el padre de ellos, Luis Francisco Satizábal, viajó con su padre en la campaña del sur y decidió quedarse en Ecuador.





SATIZÁBAL, la familia de "las moras".

Por: D.i Edgar Sarmiento
http://eadesignworks.webflow.com/

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Bibliografía y citas

(1) Colmenares, G. (1963). Sociedad y economía en el valle del Cauca. Tomo I. Cali: Terratenientes, mineros y comerciantes. Bogotá, Colombia: Biblioteca Banco Popular Textos Universitarios.
(2)
 - Colmenares, G. (1963). Sociedad y economía en el valle del Cauca. Tomo I. Cali: Terratenientes, mineros y comerciantes. Bogotá, Colombia: Biblioteca Banco Popular Textos Universitarios.
- Londoño Rosero, L. A. (2010). Estancias, encomiendas, resguardo y haciendas en el municipio de Yumbo. Siglo XVI - XX. Cali, Colombia.
(3) Ibíd.
(4) Ibíd.
(5) Ibíd.
(6) Ibíd.
(7) Ibíd.
(8) Mendoza Mayor, A. (1983). Memorias de Yumbo. Cali, Colombia: Prensa Moderna.
(9) Salamé Ruiz, G. R. (2013). op. cit.
(10) Mapa de la repartición de lotes a mediados del Siglo XIX.
-  Lenis Díaz, E. (2009). San Sebastián de Yumbo. Mi antiguo Xiu Boi. Crónica de sus orígenes. Cali, Colombia.
(11)
- Colección archivo eclesiástico de San Pedro de Cali. Matrimonios 1813-1934. Volúmenes 5-15. Digitalización por Family Search.
- Este registro está enunciado en Memorias de Yumbo, entre los pocos matrimonios realizados en Yumbo. Mendoza Mayor, A. (1983). Memorias de Yumbo. Cali, Colombia: Prensa Moderna.
(12) Arango Estrada, V. F. (2006). Algunas sotanas inquietas de Antioquia. Manizales, Colombia: Hoyos Editores.
(13) Colmenares, G. (1963), op. cit.
(14) Lenis Satizábal, F. (1997). Monografía del municipio de Yumbo Valle del Cauca. Yumbo, Valle del Cauca, Colombia.
(15) Imprenta Nacional. (1906). La Conspiración y el plebiscito nacional: Segundo cuaderno.
(16) 
- Mendoza Mayor, A. (1983), op. cit.
- Archivo General de la Nación. Archivo de los veteranos de la guerra de los mil días. Carpeta del respectivo Manuel Dolores Satizábal.
(17) Archivo genealógico de Family Search. Cenón Rufino Satizábal Obando.
https://familysearch.org/ark:/61903/2:2:S129-RPB
(18) Anuario colombiano de historia. (n.d.). Coconuco. Datos y documentos para la historia de una gran hacienda Caucana 1823, 1842 y 1876, 5.

Imágenes

(IMA1) Colmenares, G. (1963). Sociedad y economía en el valle del Cauca. Tomo I. Cali: Terratenientes, mineros y comerciantes. Bogotá, Colombia: Biblioteca Banco Popular Textos Universitarios.
(IMA2) 
- Lenis Díaz, E. (2009). San Sebastián de Yumbo. Mi antiguo Xiu Boi. Crónica de sus orígenes. Cali, Colombia.
- Londoño Rosero, L. A. (2013). Yumbo, una historia para contar. Oficina de Prensa Y Comunicaciones. Alcaldía de Yumbo.
(IMA3) 
- Londoño Rosero, L. A. (2010). Estancias, encomiendas, resguardo y haciendas en el municipio de Yumbo. Siglo XVI - XX. Cali, Colombia.
- Londoño Rosero, L. A. (2013). Yumbo, una historia para contar. Oficina de Prensa Y Comunicaciones. Alcaldía de Yumbo.
(IMA4)
- Lenis Díaz, E. (2009). San Sebastián de Yumbo. Mi antiguo Xiu Boi. Crónica de sus orígenes. Cali, Colombia.
- Mendoza Mayor, A. (1983). Memorias de Yumbo. Cali, Colombia: Prensa Moderna.
(IMA5)
- Londoño Rosero, L. A. (2013). Yumbo, una historia para contar. Oficina de Prensa Y Comunicaciones. Alcaldía de Yumbo.
- Lenis Díaz, E. (2009). San Sebastián de Yumbo. Mi antiguo Xiu Boi. Crónica de sus orígenes. Cali, Colombia.

Comentarios

Entradas Populares

Echeverri o Echeverry?

Desiré Angée, francés en colombia

Orígenes del término "Moulédous"

Joseph y Jean Marie llegan a Colombia

Apellido Mauro - Mauri