Entre el honor y la vergüenza

Aprox Año 1946. Esta foto hace parte de la colección familiar paterna. Es una de las imágenes de mayor carga emocional, debido a su condición y trasfondo. La mamá de estas dos niñas abre el álbum fotográfico y rasga la cara de su hija mayor, ya que al haber cumplido la edad "suficiente" para irse a vivir fuera de casa con su novio, cansada y a la vez rebelde de su situación en la misma, por el ambiente estricto y poco conciliador; se escapa y se va a vivir fuera del círculo familiar. La madre sin embargo había cometido el mismo acto hace 17 años, yéndose con su novio muy lejos de casa. Hoy por hoy todavía hay partes de la familia que les es prohibido hablar del tema y que no aceptan ni perdonan todavía su circunstancia Un rasgadura que duraría por toda una vida.


Una pequeña reflexión hacia las nuevas genealogías


El ser humano es un sujeto imperfecto, que debido a su misma situación, hace de un contexto algo impredecible, complejo y posiblemente bello e interesante, pero obligado por su desesperación de no ser juzgado, tachado y rechazado en la misma colectividad, ha construido un ambiente lleno de utopías y perfecciones, que aunque sabiendo de su esencia, se escabulle, cubriendo una serie de situaciones que le denotan vergüenza, sin darse cuenta probablemente por el medio, que son actos meramente humanos.

A mi parecer, somos una comunidad y generación cada vez más humana, empática y consciente de nuestra existencia y condición, una opinión que contrasta con una cantidad considerable de personas, que en gran parte son aquellas que, supongo, por su edad, experiencia y por ende, por su pesada carga de momentos y recuerdos, que en instantes intemporales se exponen y colocan en una situación a la misma persona que se expresa de cierto modo diciendo: “aquellos tiempos fueron mejores”, sin darse cuenta que son actos que no necesariamente están sometidos al tiempo, pero que debido a su condición pretérita, llegan hasta lo más profundo del alma. El pasado existe para darnos cuenta que sucedió algo, y su causalidad, pero no como una excusa para no dar paso al futuro y estar consciente que somos un ser cambiante, transformador y progresista.


Aprox. Año 1900. Esta foto hace parte de la colección familiar materna. La primer persona atrás parada de izquierda a derecha es Mercedes Mouledoux Henao, uno de los personajes más controversiales de mi historia familiar. Su espíritu rebelde frente a su familia la llevó a cargar con su aislamiento en la familia. Tuvo su primer hijo fuera de matrimonio y su padre para tapar la situación declaró a este hijo su hijo adoptivo, considerado por la familia como no descendiente de sangre, además le cambió el nombre de Pedro Antonio a Amadeo y le colocó su primer apellido (es el niño que aparece sentado abajo en la foto. Aún con lo sucedido, Jean Mouledoux, logró casar a su hija con Juan de Dios Patiño y tuvieron 7 hijos, pero la dicha no duró mucho porque Mercedes tuvo otra hija fuera de matrimonio llamada Teodolinda (Parra) Mouledoux. Debido a todo esto la familia de las otras hermanas la aislaron, tanto así que no se sabía por tradición oral quienes eran los miembros de su familia, ni siquiera su esposo, aunque gracias a los registros se supo esta información. El aislamiento de su familia causó diversas situaciones infortunadas dentro de su familia y posiblemente acentuó tragedias entre sus sucesores. Mercedes aparece en la foto con una disposición más apartada que todas sus hermanas, de pronto mostrando un poco su situación, que aunque estuviera empezando, se perpetuó en el transcurso de su vida y traspasó generaciones. 


Como genealogista y admirador de mi familia (sin avergonzarse de cualquier otra cosa que haya o no dejado de hacer alguno que otro miembro de aquella, porque estoy consciente de nuestra condición imperfecta), siempre me he preguntado acerca del estado antiguo y actual, del mismo campo de investigación familiar, un espacio que en su mayoría ha sido empujado, promovido y posiblemente manipulado por personas letradas y adhiero, interesadas en el tema, que por diversas circunstancias y más, por tener encima el orgullo y honor de su línea, algo que en tiempos ancestrales ha sido el pilar de las generaciones. Honor… es una condición complicada, oscura y más si la vemos desde sus entrañas, ¿por qué?, porque aunque es un estatus al cual muchas personas han apuntado y añorado en la comunidad, es una palabra que para tener la posición que tiene, va en contra del comportamiento humano, imperfecto, por lo que vemos, que es un hecho temporal, cambiable y terrorífico en cierto modo al apoyar el aplastamiento de los errores y actos humanos.



Aprox 1964. No hay amor más grande que el amor de mamá. Beatriz, mi abuela, carga en sus brazos a mi mamá, dibujando una sonrisa en la cara, una sonrisa que expresa uno de los amores más bellos y puros que pueda existir en la humanidad. Detrás de esa sonrisa está el sufrimiento que tuvo que pasar al quedar embarazada de Gustavo, un "simple" taxista y además casado, aquellas palabras que salían de boca de la familia, quienes en su mayoría habían constituido una familia de forma legítima y ante Dios. Después de quedar embarazada, tuvo que afrontar el encierro, habladurías y hasta una misma situación a la cual entre llantos, ella le suplicaba a su mamá que de nacer su hija no se la dieran a Alberto Satizábal quién suplicaba por una hija y a la cual estaba detrás de ella. Estas y unas más situaciones tuvo que afrontar Beatriz, desde que su hija nació, pero su amor por ella siempre fue una motivación para seguir adelante, y ¿tuvo una vida feliz?, creo que sí, porque lo poco que recuerdo de ella fue su constante sonrisa, aquella misma que se dibujaba al ver a su hija.




Muchas veces vemos las cosas como buenas y malas, además de clausuradas entre sí actuando sobre un sistema sin un hecho cooperativo e interactivo, además la condición de nuestro pensamiento sobre la dualidad de las acciones, está supeditada al contexto y la forma en la cual se vea la condición humana y natural. Es algo muy complejo y que en algunas situaciones no es conciliador, pero por este hecho no es una excusa para no seguir adelante y tomar decisiones como persona y ser humano en una comunidad social. ¿La vergüenza es la mala del paseo?, es un sentimiento que no quisiéramos pasar, pero que en algún instante debemos experimentarla, ya que somos y seremos humanos por nuestros errores o situaciones que hemos pasado gracias a otras personas, y no sólo por nuestros actos buenos o positivos.


En el año del 2015 propuse una nueva identidad para la Academia Colombiana de Genealogía, siendo miembro, gracias a Ana María Mejía. El logo se centra en el árbol que cambia de colores en el año, denominado Guayacán - Ocobo, pero su significado va más allá del mero hecho de transformación: es un árbol fresco y normal, irregular y deforme, ya que representa cómo la genealogía debería ser, sin maquillajes, a lo natural, un mensaje directo hacia una proyección como una organización que busca un cambio y una imagen hacia el siglo XXI.


La genealogía del siglo XXI tiene que dejar atrás los prejuicios causados por un pasado que debemos superar y que gracias a factores como la tecnología, ha hecho y va a hacer de esta, una disciplina que va tener que afrontar cambios, discusiones, luchas, reivindicaciones, transformaciones, entre otras. Genealogía no es sólo decir que nuestros abuelos hicieron cosas honorables, sino también que debido a su condición humana y contextual, se equivocaron o pasaron diversas situaciones no honorables, momentos de vergüenza que deberíamos reconocerlos, y además estar orgullosos del hecho de que siguieron de pie, en el incansable, difícil y diario vivir.



Di.Mtr. Edgar Sarmiento

Publicación inicial 6.04.2018


Comentarios

  1. gracias por compartir esta grata lectura y dejar muy en claro que un en nuestra sociedad del presente,aun las personas se avergüenzan de los actos que ocurren entre las parejas. olvidando que a ellos tambien les ocurrio situaciones similares de amor y desamor que quieren olvidar. Yo aun me asombro cuando le pregunto a alguien acerca de sus antepasados, y dicen que no saben o no desean saber nada de ellos. Para mi es gratificante saber de ellos y de donde vienen.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias!. Sí, a cada persona le gustan cosas distintas. Espero siga su interés por la genealogía, Saludos!

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas Populares

Echeverri o Echeverry?

Desiré Angée, francés en colombia

Los arrieros Antioqueños Parte 2. Hacia la fundación del Líbano

Orígenes del término "Moulédous"

Joseph y Jean Marie llegan a Colombia